lunes, 31 de marzo de 2014

49.Convulsión

Tembló. Todo lo que conocía hasta ese instante se tornó frágil e insignificante. Contuvo la respiración, como si así pudiera evitar una sacudida más. Cada movimiento en su intento de huida se hacía imposible y volvía a caer. Fue entonces cuando cerró los ojos, pensando cómo salir de allí, sujetándose contra sí mientras se resquebrajaba, se derrumbaban sus recuerdos, rodeada de sueños rotos.

LBS
31.03.14